El lenguaje equivale a PODER

| March 31, 2015

“El lenguaje no es sólo semántica. Tiene poder político. Y, en definitiva, el lenguaje acordado en las Naciones Unidas por los gobiernos pueden influir y muy a menudo guiar a los programas y a las políticas públicas actuales.”

El comienzo de la década de los noventas supuso una separación radical de las ideas tradicionales sobre cómo los gobiernos debían tratar las políticas de población y de la mujer para poder alcanzar el desarrollo humano y establecieron así consensos entre los estados en donde asumieron compromisos políticos que se debían cumplir con metas establecidas.

La Conferencia Internacional de 1994 realizada en El Cairo sobre la Población y el Desarrollo y  la Conferencia Mundial de la Mujer en 1995 realizada en Beijing, fueron un punto decisivo en los debates internacionales cuando dieron como resultado la Plataforma de Acción y el Programa de Acción respectivamente. Estos dos documentos resultantes de las conferencias significaron un acontecimiento de gran relevancia para las activistas feministas, pues se introdujeron términos  como “género” y “salud reproductiva” que luego servirían para manipular el lenguaje e introducirlo en otros documentos políticos  y legislaciones en cada país.

La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer  de Naciones Unidas (CSW), en donde cerca de 4.000 representantes de organizaciones no gubernamentales participaron este año, es la mayor reunión anual del movimiento internacional de la mujer en la ONU. El tema prioritario para CSW59 era hacer un examen y evaluación de la Plataforma de Acción de Beijing. Esta conferencia es una de las oportunidades para que los líderes de la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres puedan influir en la agenda de la ONU.

En uno de los eventos  paralelos llegó a mis manos un documento llamado “A guide for NGOs and Women´s Human Rights Activist at the UN CSW 2015” (en español “Una guía para las ONGs y activistas de Derechos Humanos de la Mujer en la CSW 2015 De Naciones Unidas) que básicamente era documento guía para poder influir y posicionar la agenda y el lenguaje feminista en los documentos de Naciones Unidas y en la política interna de los países. Dentro de los capítulos del documento había uno de especial interés el cual se titulaba “Language equals power” (en español “el lenguaje equivale a poder”). En este capítulo se encuentra un listado de términos que las activistas deben aprender para poder hacer lobby durante esta y otras eventos en Naciones Unidas. Algunos de estos términos eran: trabajo sexual, prostitución, derechos y salud sexual y reproductiva, equidad, familia/familias, etc.

poder-lenguaje

Como dice en esta guía, “El lenguaje no es sólo semántica. Tiene poder político. Y, en definitiva, el lenguaje acordado en las Naciones Unidas por los gobiernos pueden influir y muy a menudo guiar a los programas y a las políticas actuales.” Este es solamente uno de los muchos documentos en donde se presiona para que tanto los Estados como las personas en general acepten e implementen estos términos dentro del lenguaje común. Pero ¿Cuál es el sentido de crear nuevos términos o cambiar el significado de los ya existentes?

Primero porque al crear nuevos términos se le puede dar el significado que quieran y que les convenga para así adaptarlo a sus propios intereses y circunstancias como es el caso de la famosa “salud sexual y reproductiva”.  Segundo, al cambiar los significados de los términos se confunde a las personas de la verdadera definición de las palabras y luego a la hora de aplicarlos se adapta los intereses de los grupos de presión.

Un eufemismo, según la Real Academia Española es la manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante. Esto es caso de la “interrupción voluntaria del embarazo” que realmente significa ABORTO que es asesinato de una persona que está dentro del vientre materno pero el decirlo con otras palabras se hace que las personas no sientan rechazo por el término y sea mas amigable para todos. Otros ejemplos son:

Eutanasia – Muerte digna

Contracepción – Salud Reproductiva

Sexo – Género

Matrimonio – Pareja

Familia – Familias

Estos términos poco a poco se van introduciendo en el lenguaje de las ONGs y los documentos que ellos elaboran. También dentro de la cooperación internacional que dan a los países en desarrollo, introducen estos términos en materiales y documentos para implementarlos. Luego este lenguaje tan agradable y aceptado en la sociedad se va utilizando en los materiales educativos y en el lenguaje común de las personas hasta que se introduce en la legislación y se vuelve de cumplimiento obligatorio.

La importancia de participar en estas conferencias y estar al tanto de lo que sucede, es hacer ver ante la comunidad internacional  y ante nuestros gobernantes que no vamos permitir que utilicen estos eventos  y documentos como plataformas de implementación de una agenda feminista radical que no responde a las verdaderas necesidades de las mujeres y la población en general. Es importante estar monitoreando y dando seguimiento a los documentos que se trabajan en estas conferencias porque a partir de estos documentos los estados asumen compromisos políticos que luego deberán cumplir para rendir cuentas. Por otra parte, estas declaraciones o resoluciones se convierten en documentos de referencia para la elaboración de políticas por medio de las cuales el lenguaje acordado se va adoptando poco a poco en las agendas nacionales.

AGENDA-SETTING-CUNA-DE-LA-NOTICIAVaclav Havel en su libro “El poder de los sin poder” cuando hace referencia al significado de la ideología dice que “El poder es prisionero de sus propias mentiras y, por tanto, tiene que estar diciendo continuamente falsedades. Falsedades sobre el pasado, presente y sobre el futuro. Falsifica los datos estadísticos. Da a entender que no existe un aparato policiaco omnipotente y capaz de todo. Miente cuando dice que respeta los derechos humanos. Miente cuando dice que no persigue a nadie. Miente cuando dice que no tiene miedo. Miente cuando dice que no miente. 

El individuo no está obligado a creer todas estas mistificaciones, pero ha de comportarse como si las creyese o, por lo menos, tiene que soportarlas en silencio o comportarse bien con los que se basan en ellas. Por tanto, están obligados a vivir en la mentira. No tiene que aceptar la mentira. Basta que haya aceptado la vida con ella y en ella. Ya con esto ratifica el sistema, lo consolida, lo hace, lo es.”

No podemos seguir siendo ingenuos ante esta manipulación del lenguaje que ha sido impuesta sin que nos demos cuenta. Debemos corregir y tener cuidado con lo que leemos y decimos, corregir a las personas que con buena voluntad lo aprueban pues esta imposición cultural que poco a poco se ha ido introduciendo en nuestra vida cotidiana un día nos cobrará la factura y ya será muy tarde para cambiarlo.