¿Qué significa ser PRO-VIDA ?

| May 18, 2015

“PROVIDA ¿Qué significa? ¿Significa simplemente que todo ser humano tiene una dignidad y un valor incalculable? ¿Es un estado de ánimo? ¿Es el simple hecho de romper a llorar al saber que un niño inocente va a ser asesinado? ¿Es un compromiso con el activismo? ¿Es simplemente ir a las puertas de una clínica abortista, repartir información contra el aborto? ¿Es un asunto político? ¿Es simplemente votar por el candidato adecuado? ¿Escoger en conciencia? ¿Votar al partido correcto? ¿Es una cuestión religiosa? ¿Es simplemente ir a misa? ¿Adorar a Dios? ¿Rezar por los más necesitados? ¿Es una cuestión de moral? ¿Es simplemente hacer lo correcto, hacer lo que dicta nuestro corazón? ¿Es una cuestión científica? ¿Tiene que ver solo con nuestros conocimientos sobre el ser humano? ¿Es solo una cuestión de cifras y datos?  ¿QUÉ SIGNIFICA VERDADERAMENTE SER PRO VIDA? Ser próvida significa todo esto y mucho más.  Ser próvida significa no rendirse, no renunciar a nuestros objetivos, no conformarse con la protección de  unos pocos, no tener miedo a la derrota, no tener miedo al futuro, la muerte. Ser pro vida significa vivir por los demás, levantarse del sofá ahora mismo, llevar la iglesia a nuestras calles, acercar la calle a las urnas y salvar nuestra sociedad.”

A pesar que ser pro-vida abarca mucho más, este texto del video de Personhood USA resume en pocas palabras lo que significa ser provida en el mundo actual.

En el mundo en el que vivimos, cada persona juega un papel importante en la defensa de la vida y la familia. La iglesia, el gobierno, los organismos internacionales, las organizaciones no gubernamentales, la empresa privada, la escuela y las familias, son actores fundamentales cuando hablamos del ámbito pro vida. Cada uno aporta a esta temática desde diferentes ámbitos y perspectivas. Por ejemplo la iglesia juega un papel fundamental en la formación de estos temas, pues a través de la enseñanza de la fe se transmiten valores y formas de vida la sociedad. El gobierno, es otro actor fundamental pues, por medio de leyes y de políticas públicas,  es el encargado de velar porque se respeten los derechos humanos de todas las personas y fomentar el bien común. La familia, fundamentalmente es la primera escuela de todo ser humano. Allí está creciendo el futuro presidente de un país, el futuro sacerdote y una futura madre. En cada uno de estos espacios, se puede hacer o mucho bien o mucho mal para la humanidad y se puede o no fomentar el respeto a la vida y la familia.

Comúnmente a los pro vida se les denomina como fanáticos religiosos que lo único que hacen es rezar y pelear por la vida de los no nacidos y allí quedó todo su trabajo. Esto es totalmente falso. Así como en todo movimiento social, hay personas que mucho hablan pero poco hacen, también hay personas que trabajan arduamente por sus convicciones y son coherentes con lo que piensan y hacen. Ser provida no significa solo proteger la vida de los no nacidos, significa estar a favor de la dignidad de todo ser humano sin importar su condición y estar en contra de toda aquella acción que atente contra la vida de alguna persona. Esto va desde la solidaridad con los más pobres, hasta la protesta contra una ley que atente la dignidad de la persona. Desde vivir en castidad hasta estar en contra del aborto y la eutanasia.

No podemos decir que ser provida es solamente algo de religión. Yo soy provida no solo por cuestiones de fe, sino también por argumentos de lógica y razón, por datos científicos, por premisas filosóficas y sociológicas. Por eso mismo, cuando usamos ese nombre debemos ser coherentes. No podemos estar en contra del aborto y favor de la pena de muerte pues cuando reconocemos el valor inherente de cada ser humano y que todos somos sujetos y no objetos, entonces entenderemos que la vida de cada persona es valiosa en todas sus etapas y condiciones. Ser provida no es un adjetivo o cualidad, es una forma de vida que debe reflejarse en todas las acciones que hacemos.

 

Tagged with: